Pausa para el postre en Bubó

Si ha decidido salir a cenar por el barrio del Born, entonces es totalmente obligatorio que al final de la comida no pida ningún postre. ¿Cóoomoo? Un segundo, que los más golosos no se revolucionen, es por una buena causa. Pida la cuenta. Estire un poco las piernas. Empiece la digestión y dirija sus pasos…